jueves, 7 de octubre de 2010

Poema de amor al alma de la amada

Aire de tu aire, boca de tu boca,
Soy un niño ausente cuando me faltas.

Mirada en tu mirada, me dejo llevar y me duermo
En tu valle de cálidos susurros, en vigilia apaciguada.

Sueño, vivo, existo
En el aire que exhalas.
Tu vida es mi alimento,
Y la mía, constante entrega
Hacia ti,
Hacia tu aliento,
Amor elevado de mis días,
Necesario elemento.

Sin ti soy abismo, rostro de estepa,
Contigo soy del mundo y del mañana.

Amor, te sueño porque existes
Y en ti despierto, porque soñarte
Es vida y certidumbre, albada serena
Y claro entendimiento.

Soy el sueño de tu boca, el aire de tu mirada,
El valle de tu abismo, el día del ascenso contigo
Al mundo invisible y profundo
En que desvelas ante mí el cénit
De esta búsqueda perpleja
Y enamorada.

Éxtasis de silencio

El amor fue un gesto, señal cómplice que daba comienzo a un suspiro sin tiempo. Fue un instante, una caricia del viento, una mirada en...