domingo, 23 de enero de 2011

Siendo

En paz, sin otro lugar al que ir
más que a mí mismo, donde 
lo absoluto reposa y es,
donde todo vive amando
como conciencia y paz,
como armonía y belleza...
Y ahí el silencio
todo lo abraza
y se escucha la voz
del misterio, del amor,
de la vida, de la luz 
y la verdad sincera
que deja vacío el espacio
a lo infinito. Al todo 
y a uno mismo... 
en todo.

sábado, 22 de enero de 2011

Mirada del amanecer

En tu boca el infinito,
una palabra no dicha, cantada
como espejo de una sombra sin voz.
Silencio. Ausencia. Presencia leve
anudada a tus horizontes, lugar total
de las noches vigías, del arco constante
de tus ojos de mar. Mar poseído
brotando en tus manos de cielo,
en tu ritmo de astro sonoro.
Te busco, te hallo en la primera estación,
quedando lejos del amparo: embarcados,
entregados, enamorados... Y danzamos
como el paisaje contemplado por el sol,
como dos hojas que han de volarse al soplar
lo sonoro del viento, el aire, la enamorada sílaba de Dios.
Te amo y te busco, como un gesto o como un latido,
como un sueño interminable que despierta en el desierto
y duda y teme y reclama su anhelo a lo alto y al llover.
Al fin el agua tocó nuestros labios y apagó la sed
y la noche clareó desde tus ojos en medio del espacio
recorriendo tu mirada hacia el día,
como la luz, como el amor, como la tierra:
por siempre siguiendo al sol.

jueves, 6 de enero de 2011

Dentro del mar

Yo te miré despacio y con dulzura,
tú me devolviste la mirada
y con ella la vida.
Mi corazón parecía querer salir de mi pecho
para unirse con el tuyo
entre el calor de los silencios.
Imaginé tomar tu mano suavemente.
Entretanto las olas de la playa marcaban el ritmo
de nuestra interminable canción de enamorados.
Entramos juntos en el mar, de nuevo a la vida,
al movimiento de las almas, al fluir de las aguas
sobre los cuerpos inundados.
Yo buscaba tu mirada de nuevo, ese gesto tuyo que
-como estrella fugaz- hacía detenerse infinito el instante.
Y llegó, aconteció el soplo de encuentro iluminado.
Por unos segundos nos quedamos así para siempre,
en medio de la más completa eternidad.

miércoles, 5 de enero de 2011

De lo invisible del ahora

¿Qué signo destruye el signo oculto del aire,
qué signo de otro signo desvela la sombra de otra sombra?
¡Qué silencio tan dulce recorre tu alma cuando ya nada sabes
y en el no saber te descubres! Aire del ahora que desmaya al tiempo,
versos de espacios en blanco que desarman al espacio, noche sin ojos
que la luz esconde, ojos sin noche que a la luz renacen.

martes, 4 de enero de 2011

Certeza

Aquí y ahora, en la presente
inmensidad de mí mismo.
Sin centro ni meta cierta.
Solamente la certeza
de la luz.

Éxtasis de silencio

El amor fue un gesto, señal cómplice que daba comienzo a un suspiro sin tiempo. Fue un instante, una caricia del viento, una mirada en...