domingo, 23 de enero de 2011

Siendo

En paz, sin otro lugar al que ir
más que a mí mismo, donde 
lo absoluto reposa y es,
donde todo vive amando
como conciencia y paz,
como armonía y belleza...
Y ahí el silencio
todo lo abraza
y se escucha la voz
del misterio, del amor,
de la vida, de la luz 
y la verdad sincera
que deja vacío el espacio
a lo infinito. Al todo 
y a uno mismo... 
en todo.

Éxtasis de silencio

El amor fue un gesto, señal cómplice que daba comienzo a un suspiro sin tiempo. Fue un instante, una caricia del viento, una mirada en...