Entradas

Mostrando entradas de febrero, 2011

Vida hacia su mar

La belleza de tu jardín brota del almaque da vida al mundo. Tú eres el jardín,
la vida, la belleza, este mundo.
El siempre brotar. La siempre rosa.

El amor de tu corazón habita en mi espíritu,
aquel que da lugar a ti en gestos, miradas,
palabras que deslumbran…

Somos la herida sanada,
el deseo que vuela hacia su cumbre,
el sueño que humano se encamina
hacia un sereno despertar.

Seamos vida, vida solamente,
vida fluyendo hacia su mar.

Eterno romance

Respiro el amor que crece en tu silencio, flor eterna de luz cuyo aroma me recorre.
Respiro este instante absorto de quietud dichosa.
De pronto aparezco entre universos silenciosos, desaparezco, y todo nace del fulgor como astros milagrosos: confines de paz que trascienden los ojos que la buscan, hallando frente a ellos el encuentro invisible, sin forma y sin tiempo, de lo unánime.
Mi alma es el aroma del ser que siempre fue. Ahora lo sé. Siempre lo supe. Siempre fue eterno este romance.
Romance sagrado del ser fundiéndose consigo mismo en medio de esta luz cálida e infinita que suavemente alumbra la noche.

Amanecer

La voz interior cubre tu conciencia,
eres semilla de luz, espacio libre de vida,
eres el comienzo, la flor perpetua
del amor incondicional, el eco gozoso
que renace en la respiración del instante.

Abierto al suave existir, iluminado,
caminas con pasos entregados al silencio
de la contemplación resplandeciente.

Eres el enigma del sueño que se esparce,
la blanca esperanza de lo divino,
el corazón amante de lo único,
de lo inexplorado, de lo viviente.

Eres la estancia infinita
de tu íntimo y dorado
amanecer.