sábado, 9 de octubre de 2010

Memento

Cuando recuerde que te he amado, cuando
sangre mi cuerpo el dolor, cuando el amor venga,
amargo y sin nadie.

Cuando todos los ojos del interminable paraíso
retengan tu apariencia, cuando todas las miradas
sean espacios vacíos que solamente tú podrías llenar.

Cuando vuelva a latir el corazón, este lamento del silencio,
terminando la sangre de poblar paisajes
y tu imagen de morir...

Cuando todo eso suceda te pido, desesperadamente,
que ya no vuelvas a por mí.

Éxtasis de silencio

El amor fue un gesto, señal cómplice que daba comienzo a un suspiro sin tiempo. Fue un instante, una caricia del viento, una mirada en...