jueves, 7 de octubre de 2010

En el comienzo

En el último sonar de las campanas
interiores del alma y de la noche
escuchas al final de las palabras
el torrente ajeno de las voces
que repiten tu nombre
en la mirada
y en los surcos del cielo
y en su cumbre.
La voz que persigues
al dictado y al silencio
se fue con la palabra.
Y no es nada lo que queda
sino el amor y el gesto
imborrable
de todos los comienzos.

Éxtasis de silencio

El amor fue un gesto, señal cómplice que daba comienzo a un suspiro sin tiempo. Fue un instante, una caricia del viento, una mirada en...