sábado, 9 de octubre de 2010

Amor ilusorio

El no tenerte me posee.

En mis sueños te intuyo casi desde lo eterno,
como un fantasma, como una luz en lo oscuro.

Cuando vivo de día y el sol alumbra el camino:
andarte, alcanzarte, escarbar entre la destrucción…

Todo evoca que sigues estando. 

Con retomar la luz de tu sombra
podría volver a morir, esta vez no de estar contigo,
sino de la trágica ilusión que me hace negar
la verdad del olvido.

Éxtasis de silencio

El amor fue un gesto, señal cómplice que daba comienzo a un suspiro sin tiempo. Fue un instante, una caricia del viento, una mirada en...